Desgaste de la relación de propietario con inquilino

Desgaste de la relación de arrendador y arrendatario
Desgaste relación propietario e inquilino

Un contrato de alquiler se basa en acuerdos de dos partes con una serie de estipulaciones que generan recíprocos derechos y obligaciones a propietario e inquilino.

Desgaste de la relación de arrendador y arrendatario
Desgaste relación propietario e inquilino

Tomarse la relación arrendaticia como algo personal es un error.

Cada parte contratante debe de intentar separar lo contractual de lo personal.

  • El propietario debe de tener claro que cede el uso de su propiedad a cambio de un precio concreto.
  • El inquilino debe de tener claro que recibe el uso y disfrute de un inmueble concreto en un estado concreto, por un plazo y precio concreto.

Cualquier incumplimiento debe de tratar de solventarse con mediación en función de la confianza y las garantías prestadas.

En su defecto se debe de instar el proceso de desahucio.

El proceso judicial tiene plazos lentos y el precio correspondiente derivado de la contracción de abogado, procurador y en ocasiones cerrajero y otros.

Mejorar o empeorar el conflicto entre propietario e inquilino:

Hay infinidad de circunstancias y actitudes que pueden ayudarnos o perjudicarnos en nuestra relación arrendaticia.

Esto es independiente de que seamos una parte u otra pues en definitiva el conflicto no beneficia a nadie y el acuerdo siempre beneficia a todas las partes.

Pero, ¿por qué hay tanta dificultad para alcanzar acuerdos?

Normalmente por el egoísmo y desconsideración de las partes pues ante las desavenencias suelen mirar demasiado por sus intereses y muy poco en los de la contraparte.

Cosas que debemos hacer:

  • Ante todo respetar.
  • Ser claros.
  • Ser contundente con nuestras pretensiones confirmando lo que queremos y aquello en lo que en su caso podríamos ceder.
  • Tender a ser flexible en aras del beneficio del entendimiento.

Cosas que no debemos hacer:

Faltar el respeto ni perder las formas.

Dar largas, no es inteligente ni justo.

No ser cerrados en sus comunicaciones.

No ser rígidos y estrictos en las negociaciones.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*