Inquilino que no vive en el piso alquilado

Desuso de piso alquilado
Desuso de piso alquilado

Propietarios vienen al despacho para comentarnos que en el piso que han alquilado no reside el inquilino.

Consideran que esto es algo raro o malo.

Ciertamente es extraño que un inquilino que tiene a su disposición el uso de un inmueble no haga uso del mismo, pero es una situación totalmente legal.

Un arrendatario puede alquilar un inmueble y no residir en él perfectamente. El problema es cuando se le da un uso ilícito o expresamente prohibido en la Ley o el contrato de alquiler suscrito.

Normalmente es algo que no debe de preocupar al propietario.

El propietario alquila el piso o local a cambio del precio acordado de renta.

Mientras que el propietario cobre la renta y el uso aparente del inmueble sea razonable no puede ni debe tomar ningún tipo de medida.

Tampoco se debe de llegar al extremo de vigilar cual detective el uso que se le da el inmueble.

El inquilino arrienda un inmueble para desarrollar el uso que considera oportuno y reiteramos que el propietario no debería entrometerse.

Diferentes tipos de uso:

Un inquilino puede realizar muchos tipos de utilización y disfrute del inmueble arrendado, indicando los rasgos básicos a continuación.

Buen uso:

Uso diligente y esperado conforme finalidad del contrato de arrendamiento.

Si es una vivienda que es el uso más frecuente lo normal es que resida en mayor o menor medida el arrendatario.

Si se trata de un almacén o trastero lo normal es que deposite objetos y enseres legales y razonables.

Si se trata de una oficina o negocio lo normal es que desarrolle la actividad económica proyectada.

Desuso:

Se trata de la omisión de cualquier tipo de actividad.

Es perfectamente legal.

Es motivo de resolución contractual en arrendamiento si se realiza durante 6 meses consecutivos conforme las normas especiales de la LAU.

Mal uso:

Mal uso es aquel que supone una negligencia por llevar aparejado daños o desperfectos en el inmueble, molestias para los vecinos o enriquecimiento injusto no tenido en cuenta en el momento del arrendamiento.

Uso legal o ilegal:

Utilización inmobiliaria que contraviene las disposiciones legales por constituir algún uso ilegal.

Por ejemplo la tenencia de armas, drogas o asimilados.

Uso lícito o ilícito:

Utilización de un determinado bien inmueble en contra no sólo de la Ley sino también de la moralidad.

Por ejemplo la utilización para prostíbulos, explotación infantil… etc.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*